“Estamos trabajando Juntos y Unidos para que no cometan delitos con los fondos públicos, dinero de todos los sanluiseños, para fines electorales. El kirchnerismo provincial que encabeza el gobernador está embarcado en el plan «Cristina Eterna», nosotros seguimos trabajando para ponerle un freno al kirchnerismo”, dijo Claudio Poggi al respecto.

Después de  su derrota en las PASO, el gobierno de Alberto Rodriguez Saá empezó a usar dinero público, proveniente de anticipos de coparticipación, de manera clientelista y discrecional.

El monto total llega hasta los $85 millones y puede ser usado con total libertad por los intendentes saltándose los procedimientos normales de rendición de cuentas por dotarlos de carácter urgente.

El Comité acusa a los funcionarios de participar en delitos electorales porque buscan captar el voto de los ciudadanos con incentivos irregulares.

¿Qué se le pide a la justicia? Una medida cautelar urgente para que el gobernador y su gabinete no puedan disponer de fondos para el pago de subsidios u otra entrega de dinero que pudiera estar dirigida hacia los electores hasta las elecciones generales de noviembre.